Cuando llegamos a comprender el funcionamiento del cuerpo, la mente y el espíritu, aumentara nuestra capacidad para mantener y favorecer nuestra salud. El cuerpo es nuestro vehículo para las experiencias y crecimiento espiritual, aumentando nuestra comprensión de la vida y la protección del cuerpo aquí en la tierra haremos actos de maestría espiritual.

1º El cerebro tiene hemisferios izquierdo y derecho, y cada
uno realiza funciones complementarias. Todas las cosas tienen lado izquierdo
y derecho, parte anterior y parte posterior, parte superior y parte inferior. Sin opuestos, no habría manera de distinguir nada en el planeta. La vida no tendría forma. Todos los fenómenos se componen de opuestos. La paradoja se presenta en en todas las cosas. A donde quiera que miremos en la naturaleza, veremos la interacción de los opuestos. Sin paradoja no existiría el mundo físico. Por ejemplo, el día está compuesto de luz y sombra; la raza humana está compuesta por hombres y mujeres; no habría «caliente» si no hubiera «frío»

2º Cada ser humano es un todo unificado de cuerpo, mente y espíritu, estos tres aspectos de la vida humana son uno. No se puede solucionar ningún problema sin tratar estos tres dominios, un síntoma indica características físicas, psicológicas y espirituales. La razón es que lo físico es un síntoma de lo mental y lo espiritual. Gracias al espíritu llegamos a ” SER “. No hay separación entre estas características humanas. El cuerpo no podría existir sin la mente y el alma; tampoco podrían existir en la Tierra la mente y el espíritu sin el cuerpo.

3º La cara revela los secretos del cuerpo y el espíritu, el todo se puede ver en cualquiera de sus partes. Esto significa que en cualquier parte del cuerpo podemos ver el funcionamiento del todo. Al examinar la cara podemos ver el estado de los sistemas digestivo, circulatorio y nervioso; del corazón, de los órganos sexuales, de los riñones, del hígado y la vesícula biliar, y del bazo. Además, podemos ver muchas características personales, entre ellas el talento, las tendencias, las fuerzas y las debilidades. La cara revela los secretos del cuerpo y el espíritu.

4º La energía circula por todo el cuerpo en circuitos o canales maravillosamente
organizados llamados meridianos. Estos meridianos son ríos de energía que discurren de la cabeza a los pies, creando una red Ínter-conectada
que enlaza todas las células y órganos con todas las demás
partes del cuerpo.

Las dos fuerzas que hacen posible todos los fenómenos, son:
el yin que es la fuerza expansiva del Universo y produce fuerza centrífuga,
que hace las cosas altas, húmedas, sueltas y femeninas:
el Yang es la fuerza contractiva y produce la fuerza centrípeta: que hace
las cosas pequeñas, secas, apretadas y masculinas.
Están destinadas a inspirar y edificar, a servirnos de guía hacia la unidad.
Nos conduce a la fuente de la vida, que es la divinidad interior. Debemos acercarnos a ella con una actitud de humildad, reverencia y aprecio, y no usarla jamás como instrumento para criticar a otras personas, ni permitir que se convierta en un medio para acusar de inferioridad o debilidad a uno mismo o a otras personas.